Cómo lograr metas difíciles



Establecer objetivos es un proceso de pensamiento a través del cual diseñamos nuestro futuro ideal. La verdadera búsqueda es desarrollar la automotivación suficiente que permita convertir esta visión de futuro en realidad.

El proceso de establecimiento de objetivos te ayudará a elegir hacia dónde quieres ir en la vida, y al saber exactamente lo que quieres lograr sabrás dónde tienes que concentrar tus esfuerzos. También podrás detectar rápidamente las distracciones que funcionan como distractores de tu foco.

Puede ser increíblemente motivante establecer metas adecuadamente, y al adquirir el hábito de fijar y alcanzar metas, encontrarás que tu confianza en tí mismo se construye rápido.

Usando la focalización


Las técnicas de fijación de metas son utilizados por deportistas de alto nivel, empresarios y personas exitosas en diversos campos. Te dan una visión a largo plazo y la motivación suficiente a corto plazo. Centra tu manera de adquirir el conocimiento, y te ayudan a organizar tu tiempo y tus recursos para que puedas sacar el máximo partido de tu vida.

Al establecer metas específicas y claramente definidas, puedes medirlas y sentir orgullo al alcanzar esos objetivos. Se puede ver el progreso en lo que antes podía parecer una rutina larga e inútil. Al establecer metas, también aumentas tu autoconfianza, a medida que reconoces tu capacidad y competencia en la consecución de los objetivos que has establecido.

Comenzando a establecer objetivos personales


Los objetivos se organizan en una estructura de diferentes niveles:

1- Lo primero es crear una "imagen amplia" de lo que quieres hacer en tu vida, y decidir cuáles son las metas a gran escala que deseas alcanzar.

2- En segundo lugar, debes descomponer esas metas a gran escala en objetivos sucesivamente más pequeños.

3- Por último, una vez que tengas tu plan, empezarás a trabajar para lograrlo.

Por esta razón, debemos iniciar el proceso de fijación de metas mirando tus objetivos de vida, y luego trabajarás secuencialmente con objetivos pequeños que puedas conseguir todos los días, para así llegar a metas mayores.

Objetivos de tu vida


El primer paso en el establecimiento de objetivos personales es considerar lo que quieres lograr en tu vida (digamos, dentro de 10 años), ya que al establecer objetivos de vida nos permite obtener una perspectiva global de cómo tomar decisiones en todos los demás aspectos.

Para tener una cobertura balanceada de todas las áreas importantes de tu vida, trata de establecer metas en algunas de estas categorías (o en otras categorías que sean importantes para ti):

Carrera:
¿Qué nivel deseas alcanzar en tu vida académica?

Financiero:
¿Cuánto deseas ganar por año?

Educación:
¿Hay algún conocimiento que deseas adquirir en particular? ¿Qué información y habilidades son necesarias para lograr esos objetivos?

Familia:
¿Quieres ser padre? Si es así, ¿cómo vas a ser un buen padre?

Artístico:
¿Quieres lograr alguna meta artística? ¿Qué?

Actitud:
¿Hay algo de tu forma de pensar que te detiene? ¿Hay algo de tu forma de ser que te molesta? Si es así, establece un objetivo para mejorar tu comportamiento o encontrar una solución al problema.

Físico:
¿Hay algún objetivo deportivos que desea alcanzar? ¿Qué medidas va a tomar para lograr esto?

Placer:
¿Cómo vas a disfrutar de la vida? - Considera la idea de que la mayor parte de tu vida es para vos!

Altruismo:
¿Quieres hacer del mundo un lugar mejor? Si es así, ¿cómo piensas hacerlo?

Pasa algún tiempo reflexionando sobre esto (puedes probar una lluvia de ideas) y a continuación, selecciona uno o más objetivos de cada categoría que mejor reflejen lo que quieres hacer. Entonces luego reduce cada objetivo un conjunto de metas más pequeñas en las que te puedas enfocar.

Al hacer esto, asegúrate de que los objetivos que has establecido son los tu quieres realmente desea alcanzar, y no aquellos que tus padres, familiares o empleadores podrían querer (si tienes una pareja, es probable que desees considerar lo que él o ella quiere, sin embargo, asegúrese de que también permaneces fiel a tí mismo!)

Empezando a alcanzar tus objetivos de vida


Una vez que hayas fijado tus objetivos de vida, establece un plan de 5 años de objetivos más pequeños que permitan alcanzar algunos de los objetivos más grandes e importantes.

A continuación, establece un plan de 1 año, un plan de 6 meses, y un plan de 1 mes de objetivos progresivamente más pequeños que debes alcanzar para lograr tus objetivos de vida. Cada uno de éstos se debe basar en el plan anterior.

A continuación, crea una lista de actividades diarias de cosas por hacer (3 pasos para armar una Lista de Tareas efectiva), cosas que debes hacer hoy para trabajar en pro de tus objetivos de vida.

Finalmente revisa tus planes, y asegurate de que se ajustan a la forma en que quieres vivir tu vida.

Permanecer en el camino


Una vez que hayas decidido el primer conjunto de planes, mantén el proceso en marcha mediante la revisión y actualización de tu lista de tareas diaria. Revisa periódicamente los planes a largo plazo, y modifícalos de manera que reflejen tus prioridades y experiencias. (Una buena manera de hacer esto es programar avisos regulares en el calendario de Google)

Consejos para la fijación de objetivos


Las siguientes directrices generales te ayudarán a establecer metas eficaces:

Escribe cada meta como una oración positiva: expresa tus objetivos de manera positiva - “ejecutar bien esta técnica” es un objetivo mucho mejor que "No hacer ese tonto error”

Sé preciso: establece un objetivo preciso, poniendo fechas, horas y cantidades para que puedas medir el rendimiento. Si haces esto, sabrás exactamente cuando se ha alcanzado la meta, y puedes disfrutar de la satisfacción de haberla logrado.

Establece prioridades: cuando tiene varios objetivos es necesario indicar a cada uno de ellos su nivel de prioridad. Esto ayuda a evitar la sensación abrumadora de tener demasiados objetivos, y ayuda a dirigir tu atención a los más importantes.

Escribe tus objetivos: esto los cristaliza y les da más fuerza.

Transforma tus objetivos grandes en operativos: si un objetivo es demasiado grande, entonces te puede parecer que no estás progresando. Mantén metas pequeñas e incrementales, lo que te dará más oportunidades de recompensa.

Establece objetivos de rendimiento y no de resultados: debes de establecer objetivos sobre los que tengas el mayor control posible o de lo contrario de acuerdo a parámetros de rendimiento. Puede ser bastante desalentador el no lograr una meta personal por razones fuera de tu control! En los negocios, esto podría ser la coyuntura empresarial o los efectos inesperados de la política del gobierno. En el deporte, estas razones pueden incluir el mal tiempo, una lesión, o simplemente mala suerte. Si basas tus objetivos en el rendimiento personal, entonces puedes mantener el control sobre el logro de sus metas y disfrutas del viaje.

Establece objetivos realistas: es importante establecer metas que se puedan alcanzar. Muchas veces son otras las personas las que establecen objetivos poco realistas para tí. A menudo hacen esto ya que viven en la ignorancia de tus propios deseos y ambiciones. En otras ocasiones, eres tú el que fija metas demasiado altas, porque no sabes bien cómo desarrollar una habilidad necesaria para alcanzar un determinado nivel de rendimiento.

Alcanzando metas


Cuando hayas alcanzado una meta, toma el tiempo para disfrutar de la satisfacción de haberlo hecho. Absorbe las implicaciones de haberlo logrado, y observa el progreso que has hecho hacia tus objetivos más grandes. Si el objetivo era de los importantes, entonces debes recompensarte adecuadamente. Esto ayuda a construir la confianza en tí mismo!

Con la experiencia de haber logrado este objetivo, revisa el resto de sus planes:

  • Si alcanzas la meta con demasiada facilidad, haz que tus próximos objetivos sean más difíciles.

  • Si conseguir la meta te llevó un tiempo desalentador, establece las siguientes metas un poco más sencillas.

  • Si aprendiste algo que te llevará a cambiar otros objetivos, hazlo.


El no poder llegar a las metas no importa mucho, lo importante es que aprendas durante el proceso. Las lecciones aprendidas retroalimentan tu plan de objetivos y sirven para ajustar tus metas.

Recuerda que tus objetivos cambiarán a medida que pasa el tiempo. Ajústalos periódicamente para reflejar el crecimiento de tu conocimiento y experiencia.


www.leblancwest.com


Te invitamos a compartir este artículo. ¿Te gustó?
Comentarios
  • Blogger Comentar con Blogger
  • Facebook Comentar con Facebook

No hay comentarios. :

¿Qué opinas de lo que has leído?


¿Quieres recibir las noticias en tu email?